Variedades comerciales de cítricos

Los análisis han sido realizados sobre muestras tomadas en las parcelas de ensayo del IVIA en Moncada (Valencia), siendo Citrange el portainjerto de todas las variedades. Los datos que figuran en las fichas varietales son el promedio de al menos tres cosechas.

VER FICHAS VARIETALES
VER INSTITUTO VALENCIANO DE CALIDAD EMPRESARIAL

Calendario de
Recolección

ACCESO AL CALENDARIO DE RECOLECCIÓN DE CÍTRICOS CULTIVADOS EN ESPAÑA.

VER CALENDARIO
VER INSTITUTO VALENCIANO DE CALIDAD EMPRESARIAL

La virgen de
la naranja

LA VIRGEN DE LA NARANJA.

En muchas pinturas o tallas de la Virgen María se encuentran representadas diversas frutas, por lo que el pueblo las ha bautizado con el nombre de la fruta considerada, naciendo así nuevas advocaciones marianas.

E ntre las vírgenes pintadas por Botticelli nos encontramos con la Madona llamada de la Granada (1487) (Museo del Louvre), ya que el bambino y la madre sostienen una granada abierta, símbolo de plenitud espiritual. En el museo del Hospital de San Juan de Brujas existe un díptico atribuido a Hans Memling, en una de cuyas alas está pintada la Virgen, que con una mano exquisita ofrece un una manzana al pequeño infante: Virgen de la Manzana. Existen otras tablas que representan la Virgen de las Uvas, de las Cerezas, de la Pera. En tierras castellonenses se venera la “Virgen de la Naranja”.

Olocau del Rei es un pequeño municipio, situado en la parte más occidental de la comarca de Esl Ports, cerca de Morella y lindando ya con la provincia de Teruel. Se tienen noticias escritas acerca de esta población desde la dominación musulmana, luego fue importante plaza medieval, ya que sus edificios de piedra y sus palacios nos hablan de un pasado próspero por lo que conocer sus casas, palacios, calles etc representa un espléndido recorrido. Actualmente su demografía es regresiva.

Pues bien, en una de las capillas de su iglesia parroquial se venera la imagen de la Virgen de la Naranja. ¿A qué se debe la existencia de esta devoción mariana, si en esta zona, ni por su altura, ni por su climatología, se cultivan naranjos?.

La explicación transmitida por tradición oral es la siguiente: Una familia valenciana llevó a Olocau del Rei un hijo que tenían enfermo, posiblemente tuberculoso, buscando en su aire puro, clima seco, frío y de montaña, junto con sus buenas aguas, la curación del joven. Lograda ésta, el padre, que ya cultivaba naranjos, regaló a la Iglesia de Olocau, en agradecimiento, una talla románica, esculpida en madera, sobre cuya datación existen dudas situándola entre los siglos XIII al XV, de autor desconocido.

Esta noticia la refirió D. Julián Milián, quien la había oído a su padre, que fue sacristán de la parroquia y falleció en 1952 a los 86 años de edad. Esta tradición, se publicó en el año 1978, en el reverso de una sencilla hoja de carácter popular, que contenía la letra de los “Gozos en alabanza de Nuestra Señora de la Naranja”. Estos “Gozos”, mecanografiados en 1944, posiblemente dictados por el mismo anciano sacristán, fueron encontrados en el coro de la iglesia parroquial de Olocau.

HISTORIA.

Parece ser que durante la invasión francesa fue robada la imagen, que pudo ser recuperada poco después. En 1913, Calos Sarthou Carreres publicó su “Geografía General del Reino de Valencia” y en lo referente a la provincia de Castellón, nos cita que a cuatro kilómetros de Olocau del Rey, existe una ermita que está dedicada a la Virgen de la Naranja.

En junio de 1925, Mossén Manuel Betí (A.C. de la Historia) realizó una visita a Olocau del Rei, de la cual nos dice:

Más tarde nos trasladamos a otra ermita reducidísima, en la cima de alto cabezo, de difícil acceso, a cuatro kilómetros de poblado. En hornacina abierta en el muro del testero, la imagen de la Titular, Nuestra Señora de la Naranja, (por sostener en su derecha este fruto, que pudo ser manzana en su principio). Madona de escultura en madera, dorada y policromada, con el Niño Jesús sobre la falda. Parece de principios del XV; si no es de últimos del XIV bastante bien concebida y conservada”.

A los lados del nicho central ocupado por la Virgen, existen sendas tablas y continúa:

“Estas tablas e imagen, en abril del año pasado, 1924, fueron objeto de venta (ilegal)…; pero se malogró dichosamente el propósito, porque ya bajadas al pueblo lo advirtió el vecindario, que venera a la Virgen de la Naranja, y tornaron tablas e imagen a su ermita.”

“Estas tablas e imagen, en abril del año pasado, 1924, fueron objeto de venta (ilegal)…; pero se malogró dichosamente el propósito, porque ya bajadas al pueblo lo advirtió el vecindario, que venera a la Virgen de la Naranja, y tornaron tablas e imagen a su ermita.”

En el año 1927, vuelve por estas tierras el Sr. Manuel González Martí, delegado regio de Bellas Artes, que nos proporciona nuevas noticias:

“La patrona de la villa de Olocau es la Virgen, que por llevar en la mano una naranja, la imagen que se venera recibe estad advocación. Es una interesantísima escultura de madera policromada, de un metro de altura y probablemente del siglo XV. Se veneraba en una ermita distante tres kilómetros del pueblo, pero a consecuencia de haberse intentado en 1924 venderla clandestinamente, hoy se le rinde culto en la iglesia parroquial.”

Durante la guerra civil fue destrozado el altar, pero se salvó la imagen que fue llevada a Castellón (según otra versión quedó ingresada en un museo de Valencia), donde la recuperó en 1939 Manuel Milian Boix, cura párroco de Olocau. Como podemos comprobar por estas referencias la identificación de la “bola terráquea” como una naranja, no es cosa reciente.

El investigador Sánchez Gozalbo, realizó en 1949, un ensayo de inventario sobre imágenes marianas de la provincia de Castellón. Entre las no desaparecidas durante la guerra civil destaca, entre otras, la Virgen de la Naranja de Olocau del Rey, (del primer tercia del siglo XIV).

Siguiendo nuestra historia, llegamos a la década de los años 50, en que un buen día un exportador de cítricos de Vila-Real, D. Vicente Meseguer, se fue de cacería por aquellas tierras con unos amigos, enterándose por “casualidad” de que en Olocau del Rey se encontraba la Virgen de la Naranja.

D. Vicente dio a conocer su descubrimiento a la Junta Provincial del Grupo de Agrios (Sub- Grupo Naranja Dulce) del Sindicato de Frutos y Productos Hortícolas (entonces presidido por D. Rafael Ribes Pla) que así se llamaba en aquel momento la entidad que agrupaba a los naranjeros. Por iniciativa de dicho “Grupo de Agrios” del sindicato, se estableció contacto con el Ayuntamiento de Olocau para indagar el porqué de dicha advocación mariana, dado que en aquella zona debido a su climatología no existen naranjos, encontrándose con la tradición local sobre el origen de la talla románica, regalo de un padre agradecido por la curación de su hijo que en lugar de una “tablita ex-voto”, hizo cortar una tarabina y de su madera hizo esculpir la imagen de Nuestra Señora dela Naranja.

Al descubrir esta imagen, la Junta Provincial del Grupo de Agrios solicitó del Ayuntamiento de Olocau, él poder subir al pueblo, el segundo lunes del mes de mayo y participar en todos los actos: misa, comida de hermandad etc., conjuntamente con la corporación municipal y las gentes de Olocau. Y así se hizo durante varios años, tras haber tomado el acuerdo de proclamarla patrona de los “naranjeros”.

Como resultado de dichas relaciones, D. José Melero, cura párroco de Olocau, remite en mayo de 1953 a D. Alvaro Nebot, secretario del sindicato “el trabajito de la Virgen de la Naranja”, en el que se cuenta su historia, con una referencia al pueblo de Olocau. Se trata de un comunicación privada, mecanografiada, que seguramente nunca se publicó.

En el año 1957, a raíz de la visita realizada por las autoridades del sindicato a Olocau, el día 13 de mayo, festividad de la Virgen de la Naranja, (ver el recordatorio correspondiente), R. Ribes Pla escribió un artículo titulado “Temas Naranjeros. La Virgen de la naranja”, que se publicó en el diario Mediterráneo de Castellón el 19 de mayo de dicho año, en el que nos narra detalles históricos de Olocau y la tradición oral sobre el origen de la Virgen.

Posteriormente, al resultar incómodo desplazarse hasta Olocau y puesto que la imagen no podía sacarse de allí, los naranjeros de la Plana decidieron solicitar las oportunas licencias para sacar una copia fiel de la citada escultura y colocarla en un altar lateral, en el Ermitorio (actualmente Basílica) de Nuestra Señora del Lledó, patrona de Castellón de la Plana, del cual era cura, por aquel entonces, Mosen Antonio Prades. Obtenidos los permisos, se encargó la realización de la nueva talla al escultor villarrealense José Ortells, costeando el importe de la misma D. Luis Sanz Cabrera, exportador de naranjas de Vila-Real, que era en aquel momento el presidente del Sindicato. (Año 1963)

En las celebraciones de los primeros años, después de la misa, se “plantaba un Porrat”, en el que se agasajaba a los asistentes.

Y en el citado diario Mediterráneo, su redactor Gonzalo Puerto inserta una reseña sobre el tema de la Virgen de la Naranja, su historia y los actos que en su honor van a celebrarse con motivo de su festividad, ahora ya, en el ermitorio del Lidón, en Castellón.

Y todas estas referencias son anteriores a la redacción de los “Gozos de la Virgen de la Naranja” y de su historia publicada en el reverso de los mismos realizada por Mn. Santiago Casanova, en 1978, que según él, seguramente se publica por primera vez.

Desde entonces, en las mismas fechas, segundo lunes del mes de mayo, se sigue la tradición de celebrar la misa y almuerzo para celebrar su festividad; ya que ha sido declarada patrona de todos los “naranjeros”, sean estos agricultores o comerciantes, privados o en cooperativas, en la Basílica de Ntra. Sra. del Lledó de Castellón.

J. Soler Carnicer, destacado autor de temas relacionados con la Comunidad Valenciana históricos y turísticos, ha publicado un libro titulado “Valencia pintoresca y tradicional” (1997), donde menciona la “Virgen de la Naranja” en su apartado de tipos y lugares pintorescos.

Queremos destacar el comienzo del capítulo, que dice así: “Considerando la importancia que la naranja tiene en la economía valenciana, esta advocación mariana es casi ignorada por nuestro pueblo”. Después de todo lo escrito, creo que esta aseveración es tan solo una “verdad a medias”, ya que hemos visto como en la Plana de Castellón y en la Basílica de Ntra. Sra. del Lledó, se celebra su festividad los segundos lunes del mes de mayo, tal y como se hace en Olocau del Rey, con asistencia de autoridades y de muchísimas personas relacionadas con el cultivo y el comercio de la naranja. Ignoramos porqué esta celebración no tiene seguidores en Valencia y otras provincias, tal vez sea por desconocimiento de su existencia.

Dada su especial advocación, suponemos que será la abogada y especial intercesora en todos los asuntos relacionados con la naranja, ya que como se repite en el estribillo de los “Gozos”, que se cantan en su alabanza:

“Asístenos desde el cielo, Oh! Virgen de la Naranja.”

LA IMAGEN.

Se trata de una imagen sedente en escaño bajo como la mayoría de la vírgenes románico-góticas, que tiene al niño Jesús sobre sus rodillas y sostiene en su mano derecha una bola, pitada de color amarillo-anaranjado, que el pueblo siempre consideró como uno de nuestros frutos, en vez de la tradicional “bola del mundo” motivo por el cual la bautizó con el nombre de Virgen de la Naranja. También influyó en este designación el origen valenciano (“naranjero“) del donante. El niño Jesús tiene en su mano, esta vez la izquierda, otra bola pero de tamaño más reducido. La identificación de la bola como una naranja no es reciente, ya que esta advocación mariana está documentada desde antiguo, según hemos visto.

Según la “Història de l’Art Valencià“, La Verge de la Taronja, de Olocau del Rei, es del primer tercio del siglo XIV, dorada y policromada, sedente, pero muy frontalizada y hierática, con el niño apenas desplazado hacia la izquierda y, afortunadamente, no desaparecida durante la guerra civil.

La Virgen viste túnica y manto, que le cae de la cabeza, dorados y policromados con motivos vegetales. Cabellera dorada retorcida en espiras y partida, cayéndole por los lados dos trenzas que limitan el óvalo facial. El Niño sentado, con los pies descalzos, viste túnica dorada y decorada con motivos florales. (Sanchez Gozalbo)

VIRGEN de la NARANJA. Olocau del Rey (Castellón). Talla del siglo XV. Dorada, policromada, sedente, pero muy frontalizada y hierática, con el Niño apenas desplazado un poco hacia la izquierda.

Imagen que se venera en la Basílica del LLedó de Castellón de la Plana. Autor: José Ortells

Porcelana de Lladró.
(Cortesía de Lladró Comercial S.A.)

Se trata de una imagen sedente en escaño bajo como la mayoría de la vírgenes románico-góticas, que tiene al niño Jesús sobre sus rodillas y sostiene en su mano derecha una bola, pitada de color amarillo-anaranjado, que el pueblo siempre consideró como uno de nuestros frutos, en vez de la tradicional “bola del mundo” motivo por el cual la bautizó con el nombre de Virgen de la Naranja. También influyó en este designación el origen valenciano (“naranjero“) del donante. El niño Jesús tiene en su mano, esta vez la izquierda, otra bola pero de tamaño más reducido. La identificación de la bola como una naranja no es reciente, ya que esta advocación mariana está documentada desde antiguo, según hemos visto.

Según la “Història de l’Art Valencià“, La Verge de la Taronja, de Olocau del Rei, es del primer tercio del siglo XIV, dorada y policromada, sedente, pero muy frontalizada y hierática, con el niño apenas desplazado hacia la izquierda y, afortunadamente, no desaparecida durante la guerra civil.

La Virgen viste túnica y manto, que le cae de la cabeza, dorados y policromados con motivos vegetales. Cabellera dorada retorcida en espiras y partida, cayéndole por los lados dos trenzas que limitan el óvalo facial. El Niño sentado, con los pies descalzos, viste túnica dorada y decorada con motivos florales. (Sanchez Gozalbo)

La imagen fue restaurada merced al apoyo e iniciativa de la Mancomunidad Turística del Maeztrasgo. La escultura está realizada en madera del árbol denominado “tarabina”, que se identifica con la “sabina” y del cual existen ejemplares “singulares y monumentales” en la zona.

NOTES: A. Amb el nom de TARABINA, … que no hem trobat a cap tractat ni diccioinari de Botànica…, és coneguda a Olocau del Rei una conífera semblant a la savina, que creix rara a la muntanya de Na. Sa. de la Naranja. Consultat el Dr. Oriol de Bolós, Director de l’Institut de Botànica de Barcelona, ens va respondre amablement que es tractava del JUNIPERUS THURIFERA L., arbre de les muntanyes mediterrànies poc plujoses.

(Tomado del reverso de los “Gozos” a la Virgen.)

Destacaremos el siguiente ejemplar “monumental y singular”

Nombre: Sabinas o Tarabinas.
Localizacón: Ermita Virgen de la Naranja, en Olocau del Rey.
Altura: 8’6m. Perímetro basal: 3’4 m. Edad: 500 años.
Características: El árbol, situado en las cercanías de la ermita, presenta muy buen desarrollo, con la copa bien formada y el tronco grueso y recto.

OLOCAU DEL REI.

La iglesia parroquial de la que es titular la Virgen del Pópulo, tiene puerta románica e interior gótico recubierto por yesería barroca. Se construyó en el siglo XIV y fue restaurada en 1954.

En una de sus capillas se venera la imagen de la Virgen de la Naranja, una talla románica del siglo XIII o XIV, que se conservaba en una ermita hasta 1924, año en que se trasladó al pueblo para mayor seguridad. El segundo lunes de mayo se celebra romería a la Virgen de la Naranja (Gran Enciclopedia de la Región Valenciana).

La Virgen de la Naranja constituye el gran tesoro de Olocau del Rey. Una imagen que han intentado robar tres veces y que todavía en Olocau cuentan actualmente indignados, como si hubiese sido ayer, que hace ya muchos años, un alcalde vendió la Virgen y el pueblo se sublevó hasta el punto que peligró la integridad física del alcalde, consiguiendo anular la venta. Dicho alcalde tuvo que abandonar el pueblo más tarde debido a las presiones de sus habitantes (Seva Rivadulla).

El centro de la población de Olocau se halla a 1.047 m. de altura en el límite de la provincia de Castellón con la de Teruel. La población que estaba entre murallas se encuentra dominada por las ruinas del castillo, el cual fue reconstruido por el Cid, personaje que estuvo presente durante el s. XI en estas tierras.

La villa guarda otros notables edificios y monumentos de interés entre los que destacamos la Casa Consistorial, obra notable de estilo aragonés construida durante el s. XVI, la antigua cárcel (en la misma plaza y también del XVI), la casa de la Cofradía o Longa de la Lana (S.XVI), el palacio del marqués de la Figuera (s.XV). Destacar también el Horno Público (s.XIII) y la Fuente Pública (s.XV).

En el término municipal de Olocau se hallan numerosas masías fortificadas, fuentes (Canaleta, Antigua, Los Chorros, etc) y cumbres que superan los mil metros (Mirador del Pino del Boberal, 1.300 m.; Alto de la Naranja, 1.162 m.; Alto del Castillo, 1.200m.), todos ellos lugares para efectuar agradables paseos en contacto con la naturaleza.

“Una de las maravillas en aldeas que atesora el país: OLOCAU DEL REY, límite de fronteras y épocas (…)

De su importancia bien dicen los documentos (…)

De su piedad allí se sigue la sorprendente talla románica de Ntra. Sra. de la Naranja, en tierras sin huertas, ni naranjos, entre pastizales y rastrojos, con soles sin remedio, pues no hay árboles donde echarse la siesta (…)

A Santa María de la Naranja se le tendría mucha devoción por la cantidad de orfebrería, casullas, telas e imágenes de estilo aragonés que conserva. Hemos oído hablar de una romería de gentes de la Plana, donde si se cultiva el naranjo, antes de la cosecha.

En su término abundaban las ermitas medievales: Ntra. Sra. de la Naranja del XIII, (…)”

“Morella y sus puertos”. Manuel Milián Mestre.
Ed. Marí Montañana, 2ª edic. Valencia 1983)

¿Quieres Asociarte?

CONTACTA CON NUESTRO EQUIPO SI QUIERES MÁS INFORMACIÓN.
ESTAREMOS ENCANTADOS DE HABLAR CONTIGO.

Contacto